Ayúdanos a hacer periodismo independiente

Por favor, desactiva Ad-block

Trabajamos duro para brindarte contenido gratuito y de calidad. Mostrarte publicidad es la única forma de monetizarlo y seguir creando.

Estás aquí
Página principal > Destacada >

MASTERS OF ROCK 2023: Mucho más que la despedida de KISS #Reseña

Master, en español Maestro/a, es una persona o cosa relevante entre las de su clase. También puede ser quien enseña un arte u oficio, y no habría mejor definición para describir a las leyendas que se reunieron sobre un mismo escenario este viernes 28 de abril en Argentina. Estamos hablando de KISS, DEEP PURPLE, SCORPIONS, HELLOWEEN y AVANTASIA. Todas son, en ese mismo orden, agrupaciones que han marcado el rumbo del género musical en el que se desarrollaron. KISS, además de ser los amos del espectáculo en vivo, hicieron del shock rock algo popular, DEEP PURPLE practicamente inventó el hard rock e inspiró a quienes crearon el heavy metal, SCORPIONS marcó el camino de lo que sería el Hard Rock melódico europeo mientras que HELLOWEEN nos enseñó cómo se hacía el power metal y AVANTASIA nos mostró lo maravilloso que puede ser la ópera rock cuando se fusiona con power metal. Todas ellas, en mayor o menor medida, no solo inspiraron e influenciaron a una gran cantidad de agrupaciones de su estilo sino que continúan siendo ejemplo de constancia y profesionalismo en el mundo del rock y de la música en general. 

La inclusión de los locales HORCAS en el evento fue bastante acertada, ya que -a pesar de que los principales protagonistas del festival eran bandas de rock- además de ser leyendas del heavy nacional, empujaron la balanza hacia el género más pesado, concretando un cartel 50/50 y convirtiendo así el festival en un evento con dos mitades: Masters of Metal de 13:30 hs a 17:00 hs y Masters of Rock de 17:30 hs a 00:00 hs.

Walter Meza, vocalista de HORCAS

Desde que se anunció la realización del festival se generó gran expectativa, sobre todo porque solo se había confirmado en Chile (también cómo Masters) y en Brasil y Colombia como Monsters of Rock, sin ninguna noticia sobre Buenos Aires. Afortunadamente el esperado anuncio llegó y en enero se confirmó que sí habría edición argentina del evento, por lo que el gran público rockero local tendría el honor de volver a ver a todas estas leyendas y despedir a KISS, quienes aunque ya se habían despedido en Argentina hace exactamente un año, anunciaron esta como su verdadera última ‘ultimísima’ fecha en el país.

Desde temprano los alrededores se comenzaron a llenar de camisas negras y fueron muchas las personas que ingresaron al mediodía al parque de la ciudad. Aunque no faltaron los que hacen previa a las afuera del lugar, la impresión una vez adentro era que nadie quería perderse a ninguna banda, lo cual fue una buena noticia para los nacionales liderados por Walter Meza, ya que contaron una considerable cantidad de público al momento de su presentación. HORCAS agradeció a todo el equipo técnico que logró hacer realidad su show esa tarde, trabajando contra reloj para llevar a cabo el mejor espectáculo posible, uno a la altura de las leyendas que tocarían después y así fue.

Ralf Scheepers y Tobias Sammet (AVANTASIA)

AVANTASIA en el Masters of Rock: Una breve demostración de epicidad metalera

Luego de que HORCAS desplegara un breve pero poderoso set para dar la patada inicial de esta gran partida de rock y metal, llegó el turno del primer acto internacional: AVANTASIA. A las 14:30 hs, cuando el sol golpeaba con más fuerza, apareció en tarima Tobias Sammet y sus muchachos, dispuestos a arremeter con un show cargado de puros hits, o mejor dicho, temazos, ya que según dijo el propio Tobias, ellos solo tienen un hit, “Lost in Space”, pero siempre nos deja claro que a él y a los amantes del heavy metal nos importa poco los hits, las tendencias, la radio y las listas, ya que somos amantes de los discos y los shows. 

Grandes voces, largas y elaboradas canciones, virtuosismo instrumental y mucha epicidad fueron las características principales del show que nos entregó Tobias Sammet, Eric Martin, Ronnie Atkins, Bob Catley, Ralf Scheepers, Adrienne Cowan y demás protagonistas de esta ópera rock con sonido de power metal sinfónico. Lamentablemente la banda solo pudo interpretar 8 temas, debido al poco tiempo disponible -algo normal en el formato festival- pero sabían que no podían dejar de tocar “Dying For An Angel”, “The Story Ain’t Over” “Reach Out For The Light” y “Sign Of The Cross”, dándole protagonismo a todos y cada uno de los miembros que conforman esta inmensa súper banda. Debo confesar que tenía la ilusión de que sorpresivamente aparecieran en tarima Michael Kiske, de HELLOWEEN y Klaus Meine, de SCORPIONS, para cantar con AVANTASIA sus respectivas canciones, aprovechando que estaban todos juntos en el festival, pero eso no ocurrió. Mucho menos iba a aparecer Kai Hansen, Markus Grosskopf, Rudolf Schenker o Eric Singer para tocar algún tema.

Es destacable el hecho de que el día anterior estuvieron hasta la media noche, cantando durante dos horas y media para sus fans, en un sideshow dónde lo dieron todo, y no tuvieron problema en levantarse temprano para estar allí, tocando bajo el sol del mediodía, y aún así ofrecer un gran show mientras por las puertas continuaban entrando ríos de gente.

Eric Martin y Tobias Sammet (AVANTASIA)

Al finalizar AVANTASIA apareció, en una esquina del escenario y de manera sorpresiva, una banda nacional: La Carga. Salvo por quienes estaban justo frente a esa esquina de la tarima, nadie entendía de dónde venía el sonido porque en el escenario no había nadie más que técnicos trabajando y las pantallas tampoco mostraban imagen alguna. Los chicos estaban en un extremo del gran escenario, casi debajo de una de las pantallas, y se encargaron de amenizar los tiempos muertos del evento con buen rock n roll. “Nos van a tener aquí molestando un poquito, entre banda y banda” avisó el vocalista en una de sus primeras participaciones, y así fue, estuvieron tocando covers y temas propios durante cada uno de esos bloques, ganándose el afecto de mucha gente que aunque en su mayoría no podían verlos, de a poco se fueron animando con los populares temas que hacía el grupo.

HELLOWEEN en el Masters Of Rock: Poderosos maestros metaleros

A las 16 hs en punto ya el escenario estaba listo para lo que se venía: La gran calabaza en el centro, con una batería adentro, nos decía que era turno de HELLOWEEN, quienes iniciaron su show con “Dr Stein”. “Hace seis meses estuvimos aquí y miren lo que pasó en ese tiempo” dijo el vocalista Andi Deris en su primera intervención. “Felicidades Argentina, desde mi corazón alemán. Son los campeones del mundo” agregó el cantante, en medio de aplausos.

Michael Kiske y Andi Deris, cantantes de HELLOWEEN

A pesar de que el sonido parecía fallar por momentos, la banda pudo solventar rápidamente los inconvenientes y mantener viva la llama metalera que habían encendido HORCAS y AVANTASIA, y aunque tuvieron poco tiempo disponible para su set (55 minutos) la banda supo ofrecer un show sumamente completo y así el público que no los conocía pudo llevarse una imagen de lo que es ver en vivo a HELLOWEEN.

La banda se sentó al frente para cantar una balada (“Forever and One”), conversó con los fans en español (gracias a Andi), dedicó tiempo para un solo de batería (cortesía de Dani Löble) y un solo de guitarra (cortesía de Sascha Gerstner) y también jugaron con el público en “I Want Out”, donde además salieron volando las famosas calabazas inflables, concretando una versión mini de esos shows de dos horas o más a los que nos tienen acostumbrados cuando tocan de forma individual. ¿El resultado? Un concierto bastante completo, descriptivo de lo que la banda representa y que le permitió a cada uno de sus tres vocalistas (Kai, Andi y Michael) demostrar su increíble talento. A nivel de recepción es difícil de evaluar ya que la mayor parte del público que se dió cita en el Masters of Rock no vino por ellos y probablemente ni siquiera son amantes del metal, por lo que al igual que ocurrió con AVANTASIA, el público se limitó a aplaudir entre canciones y saciar su curiosidad por la agrupación sin demostrar demasiado amor o interés. Así terminaba la primera mitad del evento, esa que yo llamo “Masters of Metal”.

Kai Hansen y Michael Weikath, fundadores de HELLOWEEN

DEEP PURPLE en el Masters of Rock: Los maestros de los maestros

Unos minutos antes de las 17:30 hs ya estaban sobre el escenario las leyendas británicas del hard rock y aquí podríamos decir que comenzó el festival que la mayoría vino a ver. Contrario a lo que pasó con AVANTASIA y HELLOWEEN, el público se mostró un poco más efusivo con DEEP PURPLE. Claro, también pudo ser porque la banda inició su show con un clásico inconfundible como lo es “Highway Star”. Si con ese tema no se despertarba el público, había que llamar a una ambulancia porque estarían muertos.

La última vez que vimos a DEEP PURPLE en Argentina fue en 2017, también como parte de un festival, y es impresionante como la banda mantiene su virtuosismo sobre el escenario como si los años no pasaran. Es el legendario Ian Gillan el único que por momentos muestra signos de cansancio o dificultad para llegar a algunas notas, pero luego despeja cualquier duda sobre su capacidad vocal cuando nos vuela la cabeza con baladas como “When a Blind Man Cries”.

Ian Gillan, vocalista de DEEP PURPLE

A diferencia de la última vez, DEEP PURPLE ya no cuenta con Steve Morse en sus filas, quien tuvo que dejar la banda por motivos familiares luego de más de 25 años en ella, y en su lugar entró el virtuoso Simon McBride, quien no paró de hacer solos y demostrar por qué es el nuevo responsable de llenar los zapatos de Richie Blackmore. Lo de McBride es simplemente impresionante, juntándose con el legendario bajista, Roger Glover, para hacer constantes pasajes instrumentales y batiéndose a duelo con Don Airey en los teclados, en lo que fue uno de los momentos más altos de la noche.

Y precisamente fue Don Airey el gran protagonista del show, no solo por su destreza en el teclado, con solos, intros y outros que lo hacían blanco de las cámaras en todas las canciones, sino porque antes de “Perfect Strangers” aprovechó de tocar el tango “Adiós, Nonino”, de Astor Piazolla, luego del famoso intro de “Mr Crowley”, de Ozzy (recordemos que Airey fue tecladista de Osbourne). El heredero de las teclas de Jon Lord también le puso carisma al asunto, como cuando en mitad de uno de sus grandes solos, durante la intro de “Lazy”, vino un mozo a traerle un vino para que brindara con la audiencia o cuando apareció con la camiseta de la selección argentina en el encore.

El set de DP transcurrió durante la puesta de sol, dándole un toque especial a su concierto, y cuando ya la noche había caído el icónico “Smoke on the Water” fue una inyección de adrenalina para un público que hasta ese momento se mostraba intermitente, con momentos de euforia y momentos de total apatía, pero aunque todavía no veíamos el primer pogo ni se veía mucha gente saltar, fue aquí donde volvimos a ver al público animado e interactuando, y es que nadie puede resistir la tentación de un gran clásico como este.

Ian Paice, baterista fundador de DEEP PURPLE

Tras una falsa despedida, los íconos británicos volvieron para deleitarnos con un par de canciones más, siendo ahora el gran Roger Glover, legendario bajista de la agrupación, quien se lució con un gran solo después de “Hush” y antes del cierre con “Black Night”. Mención especial también para el inagotable Ian Paice, mítico baterista original de DEEP PURPLE y único miembro que ha estado en el grupo durante todas sus etapas. Es admirable que a sus 74 años todavía siga siendo un reloj detrás de los parches y siga demostrando esa vitalidad en cada tema que la banda ejecuta en vivo. Una inspiración, sin duda, al igual que todo lo que hace DEEP PURPLE.

SCORPIONS en el Masters of Rock: Aguijón alemán que sigue golpeando

Luces apagadas, banda en el escenario y público expectante. Tras largos 45 minutos de preparativos sobre el escenario, llegó el turno de SCORPIONS. Fueron tan puntuales que dió la impresión de que pudieron comenzar antes pero esperaron. Siempre es un lujo ver al icónico grupo alemán, cuya puesta en escena siempre oscila entre lo enérgico de sus temas más rockeros y lo sereno de sus canciones de amor, siempre con mucha actitud rockstar. El mítico Rudolf Schenker no para de moverse de un lado al otro del escenario, al igual que su par, Matthias Jabs, mientras alzan sus instrumentos y hacen poses para la foto. Klaus Maine, por su parte, siempre sobrio y tranquilo pero imponente en el centro del escenario, abrazando el paral de su micrófono y vestido con su boina característica, brilló con luz propia gracias a su excelente e inconfundible voz. Si bien el vocalista se escuchó un poco tímido al principio, fue ganando fuerza conforme avanzaba el show y terminó por todo lo alto con los grandes clásicos.

Klaus Meine, vocalista de SCORPIONS

Con la bandera argentina ondeando en pantalla, solos de guitarra o bajo, caras o actitud rockstar, y gestos graciosos e interacciones, la banda buscó conectar con un público que pasó la primera mitad del show en estado contemplativo. “En otros tiempos les habría pedido que prendieran sus encendedores para la siguiente canción, pero ahora tendré que pedirles que enciendan sus celulares” dijo el sonriente Klaus, antes de presentar “Send me an Angel”, primer tema en el que se atrevieron a pedirle al público que cantara con ellos, aprovechando el coro para dejarlos solos. Sorprendentemente el resultado no fue el esperado ya que muy pocos respondieron al pedido, como si no conocieran la canción. A este punto, y después de lo que habíamos vivido con las bandas anteriores, dio la impresión de que para la mayoría se trataba de un show de KISS con 5 bandas teloneras, es la única explicación que encuentro para el comportamiento tan pasivo del público.

El que sí se escuchó con fuerza fue el coro de “Winds of Change”, otro de esos mega clásicos en donde además pudimos escuchar a Schenker ejecutar uno de los solos de guitarra más memorables y épicos del rock. El tema fue cantado por muchos de los presentes y la banda se la dedicó a Ucrania, cambiando levemente la primera estrofa y utilizando visuales con los colores azul y amarillo. El final del show llegó con los clásicos “Still Loving You” y “Rock You Like A Hurricane”, en el cual pudimos ver un pogo -al fin-pero antes pudimos disfrutar al gran Mikky Dee haciendo un gran solo que despertó a los que todavía estaban dormidos. La respuesta del público, que incluso llegó a corear el nombre del legendario baterista, nos recordó el amor que existe en Argentina por MÖTORHEAD y cuanto se le extraña a Lemmy. Gran show por parte de unos verdaderos maestros del rock y el mejor abrebocas para lo que se venía: la despedida de los dioses del trueno.

Rudolf Schenker (fundador de SCORPIONS) y Matthias Jabs

KISS en el Masters of Rock: Pedimos lo mejor, tuvimos lo mejor

Aún no eran las 22 hs, hora pautada para el arranque de los headliners del festival, y ya KISS estaba en tarima tocando los primeros acordes de “Detroit Rock City”. Miles de fans, de todas las edades, dejaron lo que estaban haciendo (filas para comer, echandole un ojo al merch, esperando para ir al baño, etc) y corrieron a ver lo que estaba a punto de ocurrir en el escenario. Puede que ya nos sepamos de memoria el show de Paul, Gene, Tommy y Eric, que conozcamos sus diálogos, que ya no sea sorpresa el inicio, el final y hasta nos sepamos el setlist -aunque esta vez hubo cambios con respecto al año pasado, agregando “Makin’ Love” en lugar de “Tears Are Fallin”-, pero siempre (y cuando digo siempre, es siempre) es emocionante escuchar esa intro y verlos bajar en sus plataformas mientras cae el telón al ritmo del temazo que es “Detroit Rock City”, tal vez su mejor canción. Además, esta vez el escenario tiene unos muñecos inflables gigantes a los lados con la figura de cada uno de los miembros, así que nadie podrá decir que no hubo novedad.

La Argentina Kissera comenzó a demostrar su amor por KISS desde el primer momento del show, saltando, gritando y cantando el “olé, olé, olé” al punto que casi no dejaban hablar a Paul Stanley. “Ustedes me hacen salir lágrimas, son hermosos. Pero esta noche nosotros vinimos a cantar para ustedes” dijo el legendario vocalista/guitarrista en vista de que los fans no paraban de cantar para ellos. “No hablo muy bien español pero entiendo tus sentimientos y mi corazón es tuyo” agregó Paul, en perfecto español, mientras la gente coreaba “Paul, Paul, Paul”.

Paul Stanley (KISS)

No es necesario describirles demasiado lo que ocurrió en el show de KISS ya que se trata del mismo espectáculo que han venido haciendo por décadas, sin embargo siempre serán puntos altos en este circo musical el solo de batería de Eric Singer mientras se eleva su plataforma en medio de llamaradas de fuego, la elevación de Gene Simmons en “God of Thunder” luego de hacer su mítico solo de bajo y escupir “sangre”, el solo de Tommy Thayer mientras le dispara fuego a naves alienígenas, pero sobre todo el vuelo de Paul Stanley en “Love Gun”, canción que canta desde una tarima secundaria ubicada en medio del público, desde donde también interpreta “I Was Made For Loving You”. “Yo quiero ir para allá con ustedes pero me tienen que invitar”, bromeó Stanley antes del esperado momento.

Como ya es costumbre, la banda desaparece del escenario luego de que Eric Singer vuelva a brillar cantando y tocando “Black Diamond”, otro de esos grandes clásicos que nunca nos cansamos de escuchar. Es una lástima que siga siendo una canción poco conocida por la mayoría, algo que se notó al momento de invitar al público a cantar los coros. “Beth”, con Eric de nuevo como protagonista pero esta vez al piano, es la encargada de iniciar el encore, pero el verdadero final vendría con “Do You Love Me” y el clásico de clásicos: “Rock And Roll All Night”, con la que en medio de una lluvia de papelitos y confetis, se despidieron de nosotros para siempre las leyendas del shock rock, luego de dos horas exactas de show. Fue nostálgico salir del parque mientras sonaba de fondo “God Gave Rock ‘n’ Roll to You” sabiendo que esa sería la última vez.

Gene Simmons y Paul Stanley (KISS)
Gene Simmons y Paul Stanley (KISS)

Más allá de la satisfacción de haber presenciado una gran fiesta, salimos reflexionando acerca de lo que acabábamos de vivir, “el último show de KISS en Argentina”, y esta vez parece que si es en serio porque ya confirmaron fecha para su último concierto, pero, ¿quién puede saber si este no fue también el último show de alguna de las otras leyendas que dijeron presente esta noche? El retiro está cada vez más cerca para nuestros ídolos, no porque no tengan la capacidad de ofrecer un show de calidad, de hecho todos deslumbraron por su virtuosismo y su vitalidad, pero el tiempo sigue avanzando y, salvo Tobias Sammet (AVANTASIA) y Markus Grosskopf (HELLOWEEN), todos los músicos fundadores o casi fundadores de las bandas presentes en este Masters of Rock superan los 60 años y algunos hasta pasan de 70. Además, aunque sigan teniendo la capacidad física para seguir deleitándonos, ellos también tienen derecho a jubilarse. Es por eso que cada nueva visita de estos maestros es una posible última y así es como tenemos que vivirlas.

El Masters of Rock nos brindó una nueva oportunidad de ver a íconos que ya no tienen nada más que demostrar, porque lo han dado todo y nos dejan un legado inquebrantable, inspirando a todas las bandas modernas que idolatramos en la actualidad, pero esta tarde y noche comprobamos una vez más por qué llegaron hasta donde llegaron y fuimos testigos de lo gigantes que siguen siendo. Todos, en el contexto que su edad amerita, lucen insuperables en cada uno de sus roles y nos siguen emocionando como la primera vez. Algunos incluso continúan haciendo discos. Qué dicha poder seguir viéndolos tocar, qué dicha que -salvo KISS- no hayan decidido colgar los botines aún, si por nosotros fuera, tocarían para siempre, pero dado que no es posible, los iremos a ver siempre que vengan a entregarnos su alegría y su talento. No queda sino agradecerles por seguir dándonos arte y entretenimiento de calidad en un mundo cada vez más lleno de pseudo música y productos desechables. Gracias maestros, gracias por el rock.

Frank Hernández
Director en Rocktambulos
Escucho más de lo que veo y escribo más de lo que leo.
Periodista musical. Radio Host. Colaborador en Billboard y Rockaxis. Fundador de Rocktambulos
Frank Hernández on EmailFrank Hernández on FacebookFrank Hernández on InstagramFrank Hernández on LinkedinFrank Hernández on Twitter

¿Te gustó la reseña? Ayúdanos a seguir haciendo periodismo musical independiente y de calidad. Bríndanos un cafecito, dona en paypal o sé uno de nuestros patreons.

Todas las fotos fueron tomadas por Carlos Martínez para rocktambulos.com / Todos los derechos reservados

Visita nuestro feed en Instagram para ver todos los videos del Masters Of Rock Argentina 2023

¿Te gustó? ¡Queremos saber tu opinión!

Top