Estás aquí
Página principal > Destacada >

Privilegiados los que estamos: NIGHTWISH hizo historia en Buenos Aires junto a Beast In Black

No todos tenemos el privilegio de ser testigos del crecimiento de una banda, mucho menos de sus picos y valles, ya que requiere haberlos seguido desde el comienzo para poder apreciarlo y muchas veces conocemos a los grupos cuando ya son populares o, por un tema de edad, puede resultarnos imposible haberlos conocido en sus inicios. El caso de NIGHTWISH es especial, porque siendo una banda formada a finales de los 90’s nos resulta familiar a quienes tenemos más de 30 y pudimos conocerlos con aquellos primeros discos.

Presenciar el crecimiento, “la caída” y posterior repunte de un artista siempre emociona, ya que no todos logran tal hazaña, y que no se malinterprete, cuando me refiero a “caída” hablo de popularidad, de simples números (reproducciones, ventas, convocatoria), algo que lamentablemente NIGHWISH sufrió luego de la ruptura con su vocalista original, a pesar de que su calidad musical y compositiva permaneció intacta. El “Sold Out” que metieron anoche en el Luna Park, en medio de una Argentina complicada económicamente, ilustra lo que digo, sobre todo si tenemos en cuenta que en 2015 ya estuvieron en el mismo recinto pero la convocatoria fue menor. Ni hablar de sus otras visitas en lugares más chicos.

Pero no vinieron solos. La banda de Tuomas Holopainen trajo esta vez a sus compatriotas BEAST IN BLACK como invitados especiales mientras que por la casa estuvieron -al igual que ocurrió en 2015 y en 2018, cuando presentaron Decades los talentosos BOUDIKA, prácticamente ya una tradición en cada visita de NIGHTWISH. Los argentinos liderados por la talentosa Evelina Gusti arrancaron puntuales a las 19 hs, pero lamentablemente a esa hora todavía había cuadras de fila para entrar por lo que muchos se perdieron su show. Los que sí pudimos presenciarlo podemos dar fé de la buena respuesta que tuvo la banda, por parte de un público que se animó a cantar algunos temas y los despidió con un gran aplauso. “Felicidades a las madres”, dijo Eve antes de despedirse de la audiencia, mientras lanzaban algunos discos al público, y es que no podíamos olvidar que la jornada coincidió con el día de la madre.

Yannis Papadopoulos. BEAST IN BLACK

A las 20 hs y al ritmo de “Blade Runner” ya estaban los fineses de BEAST IN BLACK sobre el escenario, bien recibidos por sus fans y haciendo saltar al sector delantero del campo, sin embargo, a juzgar por la actitud inicial del grueso del público, podríamos decir que para la mayoría eran unos desconocidos. Esta actitud cambiaría drásticamente conforme avanzaba el show, ya que fue inevitable para muchos caer rendidos ante el talento del grupo y el carisma de su impresionante vocalista, Yannis Papadopoulos, cuyos agudos nos recuerdan al gran Rob Halford. Aún así, el sonido no era el mejor, por momentos sonaba demasiado fuerte el bajo y la mezcla tenía poco brillo. Esto, por supuesto, siempre va a depender de la ubicación de cada uno, es probable que en algun lugar del recinto se escuchara perfecto. De cualquier modo, la banda que completan Anton Kabanen, Kasperi Heikkinen, Máté Molnár y Atte Palokangas estuvo musicalmente perfecta y visualmente divertida, haciendo coreografías, corriendo de un lado al otro, saltando y tratando de llegar hasta las esquinas más recónditas del escenario para saludar a los fans.

“Muchas gracias Buenos Aires” dijo Papadopoulos en español, agregando posteriormente, en inglés: “Anoche hicimos nuestro primer concierto en Sudamérica, y algunos de ustedes estuvieron ahí, hicieron historia con nosotros”. Se refería, por supuesto, al memorable recital que ofrecieron en El Teatrito el pasado sábado y del cual ya les hablamos aquí. Una anécdota acerca de un amigo infiel, con chiste incluído antes de “Sweet True Lies”, sirvió para romper el hielo y para cuando tocaron “One Night In Tokio” ya se podía ver al público agitando desde las plateas más lejanas y al campo coreando “Olé, Olé, Olé… Pela, Pela”, en alusión al pelado Yannis. La confianza da asco, dicen, y acá ya nos sentíamos todos en familia con el vocalista. Mención especial para Anton Kabanen, que además de guitarrista es segundo vocalista, complementando de manera impresionante el trabajo de Papadopoulos, algo que se notaría sobre todo en el último tema: “End Of The World”. Gran acto de apertura para una noche soñada.

Floor Jansen

La puntualidad fue la norma en esta jornada y a las 21:30 hs ya teníamos las luces apagadas para recibir a NIGHTWISH, quienes inician su actual gira con “Noise”, uno de los sencillos más pegadizos de su más reciente álbum, Human. :||: Nature., seguido del enérgico “Planet Hell”, desatando la eufória inmediata entre los fans. “Es bueno estar de vuelta en un Luna Park completamente lleno” dijo Floor Jansen en su primera interacción con el público. “Hoy será una gran noche, para ustedes y para nosotros”, agregó la vocalista holandesa, que no paró de hacer su característico y elegante Headbangin’, a pesar de que ahora luce una cabellera recortada, demostrando que no se necesita una larga melena para girar la cabeza al ritmo del metal. Fue un placer verla durante “Tribal”, uno de los más potentes temas del nuevo disco. La presencia y personalidad de Jansen es hipnotizante, resulta inevitable que todos los ojos se posen sobre ella durante el show pero es su voz la que realmente nos vuela la cabeza. Tenerla al frente de NIGHTWISH ha sido, sin dudas, la mejor decisión de Holopainen y compañía.

“Argentina, te gustan las historias?” preguntó Floor antes de presentar “Storytime”, tema principal de Imaginaerum, el disco injustamente menos querido de la banda –del cual, por cierto, hicimos un podcast– y que durante esta gira está teniendo más protagonismo, ya que no solo pudimos escuchar ese sino también los grandiosos “I Want My Tears Back” y “Last Ride of the Day”, muy coreados y bien recibidos por un público bastante jóven que dijo presente en esta oportunidad, algo que explica muchas cosas, como por ejemplo, el crecimiento en la audiencia y el aprecio por los temas más nuevos. Era común ver a padres con sus hijos, pero también a jóvenes solos y en grupo, ataviados con remeras de la fecha y cantando los temas en todos los sectores, lo cual nos permite tener un poco de fe en el futuro del metal.

La seguidilla conformada por “7 Days To The Wolves” y “Dark Chest Of Wonders” activó los pogos, pero fue solo un abrebocas de lo que sería la ya mencionada “I Want My Tears Back”, donde el público saltó tanto que la banda tuvo que hacer mención al respecto. “Espero que estén todos bien y puedan respirar” dijo Jansen, que agregó: “Se veía como una gran masa moviéndose. Por un momento pensé que el piso del Luna Park se iba abrir de tanto saltar. Buen trabajo”. El público, orgulloso de su actuación, respondió coreando “Argentina, Argentina”.

Troy Donockley

“Alguien en Brasil me dijo que Argentina no cantaba” dijo el multi instrumentista Troy Donockley, que si bien ya hacía coros en NIGHTWISH, ha tenido que heredar el rol protagónico que tenía Marco Hietala tras su partida de la banda en 2021. “Es tu momento de probar que eso no es cierto” agregó Troy, mientras el público abucheaba e inmediatamente comenzó a sonar “Nemo”, uno de los momentos más altos de la noche. Luego vendría una emotiva versión acústica de “How’s The Heart”, perteneciente al más reciente trabajo de la banda, donde todo el estadio se iluminó de linternas a petición de Floor, quien permaneció en tarima únicamente acompañada de Donockley.

El final se acercaba y no podían dejarnos sin escuchar la maravillosa “Ghost Love Score”, uno de esos temas que demuestran la majestuosidad de NIGHTWISH y que adquirió mayor relevancia recientemente con la “nueva versión” que hace la banda. Pongo lo de nueva entre comillas porque en realidad la diferencia principal yace en los arreglos vocales que Floor Jansen hace durante la canción, sobre todo en la épica parte final, dónde luce su poderosa voz, mientras nos enamora y entristece al mismo tiempo (después de todo, es una canción muy triste). No fue ninguna sorpresa ver cómo en la platea todo el mundo se levantó (si es que alguien quedaba aún sentado) para aplaudir a Jansen al final del tema. Uno de esos momentos que “pagan la entrada”, sin dudas.

Tuomas Holopainen

En lugar de encore y pérdidas de tiempo, Holopainen y Donockley se encargaron de introducir el tema final. Con luces apagadas y reflectores enfocando únicamente a ambos músicos, comenzó a sonar en piano y guitarra la melodía que da inicio al “mejor show en la tierra”. Estábamos ante el épico “The Greatest Show On Earth”, que no solo se ha convertido rápidamente en un clásico sino que tiene todos los condimentos que un tema final requiere, haciendo de este la clausura perfecta para una noche mágica, mientras el público cantaba al unísono “We Were Here (estuvimos aquí)”. Emotivo, poderoso, inolvidable. “No tardaremos tanto en volver” dijo Floor en su discurso de despedida mientras todavía el tema no terminaba y cerró con “solo puedo decir gracias”, provocando la ovación final, que continuó luego de que los músicos dejaron sus instrumentos y Jansen hacía las voces de “Ad Astra”, únicamente acompañada de la pista orquestal.

La letra de “The Greatest Show On Earth” la convierte en una de las mejores canciones de NIGHTWISH, a mi parecer, y precisamente la parte final, que se narra como una poesía, dice un par de frases que todos deberíamos recordar siempre. Una de ellas hace alusión a lo maravilloso que es estar acá, de ser, de existir, en un universo donde no somos más que una probabilidad y nos tocó a nosotros ser parte. Por ello lo importante del coro “We Were Here” y por eso el título de esta crónica, porque somos todos privilegiados, porque estuvimos ahí en un lugar donde muchos otros hubiesen querido y por algún motivo no pudieron. Gracias NIGHTWISH por recordarnos esos pequeños detalles y gracias siempre por volver.

Frank Hernández
Director en Rocktambulos
Escucho más de lo que veo y escribo más de lo que leo.
Periodista musical. Radio Host. Colaborador en Billboard y Rockaxis. Fundador de Rocktambulos
Frank Hernández on EmailFrank Hernández on FacebookFrank Hernández on InstagramFrank Hernández on LinkedinFrank Hernández on Twitter

Excepto donde se indique, todas las fotos fueron tomadas por Melisa Torres para rocktambulos.com / Todos los derechos reservados

2 comentarios en “Privilegiados los que estamos: NIGHTWISH hizo historia en Buenos Aires junto a Beast In Black

  1. Piel de gallina al leer esto. Mejor expresado imposible, para el que no fue, creo que puede llegar a comprender como si hubiera estado alli lo que se vivio y se sintio en este show. Gracias

¿Te gustó? ¡Queremos saber tu opinión!

Ads Blocker Image Powered by Code Help Pro

Por favor ¡desactiva Ads Block!

Este contenido es gratuito, solo te pedimos que nos permitas mostrarte publicidad de Google. De ese modo estás apoyando el periodismo independiente.